Sí, tiré mi licuado

Usualmente no platico este tipo de cosas, generalmente me siento estúpido en demasía (cuando suceden), pero hoy decidí decirle a todo el mundo que sí, en efecto, soy un imbécil por haber desperdiciado parte de mi desayuno, pero ¡Ey! ¿A quién no le ha sucedido? ¿A ti? Y no, no me refiero específicamente a "quién no ha tirado el vaso de licuado que se acaba de preparar", por el contrario me refiero a todo lo demás, el emparedado que recién preparaste, la torta que te tiró un niño mientras corría por un lado tuyo, el café mañanero que por estar papando moscas terminó en tu camisa, a eso me refiero. ¿A quién no le ha pasado?, a todos nos ha pasado, a unos más a otros menos. Continuar leyendo “Sí, tiré mi licuado”