#QueridoDiario: Me querían ligar, con una botella…

Pero de refresco, no me vieron tan caro…

Hace un par de semanas, acompañado de una amiga, se nos antojó una cerveza pues hacía muchísimo calor; decidimos ir a una tienda tipo OXXO, pero que vende una mayor variedad de cervezas. Tomamos nuestro tiempo, le dimos una vuelta a toda la variedad y finalmente, después de elegir, ella tomó una cerveza clara grande, yo dos pequeñas y oscuras, entre las cuales había una Minerva.

Echamos un vistazo a la tienda, no había absolutamente nada más de nuestro interés, así que fuimos a pagar a la caja. La señora que atendía, hacía tantas cosas que durante un buen rato nos ignoró, durante ese tiempo el gerente, dueño o mandamás de la tienda (de quien era evidente su homosexualidad), se acercó a la caja con dos botellas, ambas con etiquetas de Minerva, una con el contenido más claro que la otra, “¿Cómo no vimos esas? Esa de ahí se ve más clara”, le dije a mi acompañante mientras señalaba la de etiqueta naranja y el hombre se mantenía atento a nosotros, después de eso no hicimos más comentarios al respecto de los envases.

La larga espera había terminado, la señora de la caja comenzó a cobrar las botellas que llevábamos; en el proceso, de buenas a primeras, el gerente, quien me observaba fijamente sin tomarle importancia a nada más que a mí, dijo en voz alta "Te regalo uno, son refrescos de la Minerva, para que lo pruebes. Como son nuevos y vienen con botella de cerveza la gente no cree que sean refrescos", mientras él decía esto extendía la botella que yo señalé en un principio, la más clara, vaya mi sugerencia cuando las vimos al inicio. De alguna forma fue incómodo, no sólo inusual, incómodo. Miré a mi derecha y pregunté a la chica si le apetecía ese refresco, a la par el gerente insistió en que fuese esa, ya que la otra botella era de vainilla y sabía a Tonicol, una vez que aceptamos el ofrecimiento la cajera preguntó “¿Lo cobro?”, a lo que obtuvo como respuesta “No, no lo pases, aún no he metido la factura y necesito hacer unas cosas", terminando su minicortejo en ese momento. Agradecimos y salimos de la tienda.

Ya estando fuera dije en tono bromista: "¿A poco si me veo muy joto?, como para que me liguen con un refresco", ella se empezó a reír y me dijo que se iba a quedar callada porque creía que era muy agresivo decir algo al respecto, concordó conmigo de que sin duda trataban de conquistarme con un refresco y que había sido muy notorio.

botellita
El refresco de la Minerva

Y por si tenían la duda… el refresco de Mandarina cremosa de la Minerva no está nada bueno. Prefiero que sigan haciendo cerveza en vez de otras bebidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *